viernes, 10 de enero de 2014

Sin mejoría la deuda personal del puertorriqueño - Artículo de El Vocero 1/10/2014

Por Alana Álvarez Valle, EL VOCERO 4:00 am
Enlace de este artículo: http://elvocero.com/sin-mejoria-la-deuda-personal-del-puertorriqueno/



Crisis

La deuda se mantiene estable por el poco acceso al crédito. La deuda global de los consumidores puertorriqueños se ha mantenido estable en los últimos seis años no como un indicio de mejoría en la situación financiera de la población, sino por la incapacidad de acceder al crédito.


De todos modos, la deuda por persona asciende a cerca de $22 mil, una cantidad considerable en tiempos de crisis económica.

Las cifras más recientes cuantificadas por la Junta de Planificación, que excluyen los préstamos hipotecarios y la deuda contraída en instituciones extranjeras, refleja que en 2012 la deuda personal global era de $22,579 millones y en 2006 fue de $21,597 millones, para una diferencia de $982 millones.

Mientras que la deuda de los consumidores como proporción del ingreso personal disponible en 2006 fue de 44.6% y en 2012 fue 37.7%.

“La deuda se ha mantenido estable, pero comparado con el ingreso hay una reducción en términos proporcionales. Lo que ocurre es un cambio estructural, en quién es el emisor de esa deuda. En términos monetarios los segmentos que han reflejado mayor incremento en el monto de deuda son las compañías de los fondos públicos de pensiones que aumentaron cerca de $700 millones entre 2006 y 2012”, detalló el economista Graham Castillo.

Esta tendencia se manifiesta en la banca, en especial en las instituciones financieras pequeñas, en las que hay menos préstamos, y en el sector comercial. “Se ve una reducción en los préstamos en la banca comercial, porque la gente no cualifica. (Por eso muchas compañías) se han salido y se ha reducido esa industria”, sostuvo Castillo. “Pero no hay duda que el mayor impacto es en la cartera hipotecaria que no está cuantificada en los datos de la Junta de Planificación. Hay un incremento dramático en las tasas de delincuencia hipotecaria. El efecto que la inflación ha tenido en este contexto de poco crecimiento del ingreso, ha afectado la situación de muchas personas”, ratificó.

El economista recordó que antes en Puerto Rico, los consumidores pagaban la hipoteca primero lo que ha cambiado con la crisis. Mencionó además que esta situación de morosidad y delincuencia hipotecaria y en otras áreas lacera el crédito de las personas y por consiguiente no cualifican para tasas de intereses bajos, ni para préstamos u otros recursos.

“La realidad es que son menos las personas que cualifican hoy que las que habían antes de la recesión. Por eso muchas personas recurren a las tarjetas de crédito para suplir necesidades que surgen en el momento”, indicó.

La Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF) reconoció que en los pasados cinco años los depósitos bancarios se redujeron, en particular los depósitos de ahorros. Las cifras más recientes indican que al 30 de septiembre de 2013 los depósitos eran $47,709,166 y en ahorros solo $29,839,734, en comparación con 2009 que los depósitos fueron $67,628,143 y en ahorros $50,010,980.

“Estamos en un proceso donde el consumidor, como hay una limitación al acceso al crédito por los problemas económicos, la pérdida de empleos, la inflación, alza en los alimentos, la gasolina, los costos energéticos, el ingreso real de las personas se redujo”, explicó Castillo.

“La gente ha tenido que reestructurar su consumo. Por eso desde que comenzó la recesión, y se ha profundizado recientemente, hay una ‘guerra de shoppers’, y la cantidad de diferentes supermercados que una persona visita ha aumentado. Además con la reanudación del crecimiento de la economía en Estados Unidos se espera un incremento en los intereses a largo plazo y en los precios, lo que perjudicará aun más”, agregó Castillo.

Por su parte el analista financiero José Medina,  calificó de preocupante que con la crisis económica las personas no hayan adaptado sus vidas y sus gastos a una nueva realidad, lo que redunda en quiebras. “Una persona de 55 años no se supone que tenga una hipoteca que le quede de pagar 20 años, debería estar cancelando esa deuda. Pero como nunca pensó en llegar allá, refinancia y estira la deuda”, advirtió Medina. “La deuda de consumo quita un 25% del potencial financiero de la persona. Hay muchos que trataron de estirar un poco por el crédito. Por eso desde 2007 a 2011, las quiebras disminuyeron y el año pasado en 2013 aumentaron. Y la mayoría de las radicaciones fueron Capítulo 7, lo que indica que estuvieron estirando hasta donde más podían, no ahorraron para estos tiempos y se resistieron a hacer los ajustes necesarios”, subrayó. MAS INFORMACION EN: www.finanzasalmaximo.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario